CONSTRUCCIÓN DEL TENDIDO FERROVIARIO.


Visor fotográfico


CURSOR A LA DERECHA PARA VER MAS FOTOS     ⇒      ⇒     ⇒     











GENERALIDADES.-


El tendido de vías es el elemento básico e imprescindible para la construcción de cualquier ferrocarril, requiriendo de un detallado estudio y planificación, además de tener en cuenta si será del tipo fijo, portátil, o de si dispondrá de mas de una galga estuchada.

El material de los railes, cruces y desvíos será siempre metálico, utilizando normalmente acero en forma de perfiles, barras o pletinas macizas, tubos cuadrados o finalmente carril vignol ferroviario a escala, tanto macizo como de chapa embutida. Otra opción es el aluminio normalmente también en forma de perfil vignol sólido, mas recomendable para circuitos portátiles ya que sufre bastante desgaste a medio y largo plazo.

Las traviesas pueden ser tanto metálicas como fabricadas con otros materiales como madera, plásticos o similares, mientras que su unión con los carriles se puede hacer por medio de soldadura eléctrica, o bien usando tornillos, tirafondos, arandelas, eclisas, placas base, etc.

Además del propio carril, los elementos más comunes son los cruces y desvíos, teniendo en cuenta también tanto el radio de las curvas como las pendientes, como ya se menciono.

Para doblar los carriles, pletinas o perfiles habrá que fabricar una curvadora de tres rodillos ajustables con una manivela de giro, o bien acudir a un taller para que les den los radios requeridos. Una curvadora artesanal es fácil de construir y será el mejor método, tanto por su economía como porque siempre es mejor hacer el trabajo in situ para acoplar el perfil al tendido o a la caja de la vía.

A éste respecto decir que siempre es mejor quedarse algo corto en el curvado que pasarse. Un carril demasiado doblado es difícil de enderezar, mientras que si ocurre lo contrario es mas fácil llevarlo al sitio por la propia flexibilidad del material. Los tubos rectangulares o el carril vignol son otra cuestión, ya que dejan menos margen al ser piezas estructurales por la propia forma de sus perfiles.


CIRCUITOS PORTÁTILES.-


Muchas asociaciones disponen de éste tipo de circuitos en la escala de 5 pulgadas, tanto para poder rodar su material en eventos itinerantes como para suplir la falta de uno fijo, siendo un tipo de instalación fácil de hacer y que requiere poca infraestructura. En muchos casos supone también el comienzo de las actividades para un nuevo grupo o asociación.

Las vías suelen estar hechas de tubo de acero rectangular de 10x20 m/m montado de canto y soldado a traviesas metálicas cortadas del mismo tubo o de alguna otra pletina ligera de acero. Los perfiles en U son muy recomendables por su rigidez, y porque al quedar sus dos alas mirando hacia abajo agarran mejor sobre superficies irregulares.

Los cupones de vía suelen ser de 3 metros para su mejor manejo y transporte, también porque los perfiles suministrados industrialmente son normalmente de 6 metros de longitud, por lo que de cada barra saldrán dos tramos evitando así el desperdicio de material.

La unión se hace con trozos de pletina rectangular de acero dulce macizo perforado en sus extremos, y que encaje dentro de los tubos antes mencionados. Finalmente van cosidas a cada lado con tornillería pasante de 5 m/m. El uso de pletina maciza no es aconsejable por su peso, el precio del material y por la mayor dificultad para unir los tramos.

Los cruces no son habituales en éste tipo de tendidos, pero si se pueden incluir desvíos sencillos de una sola galga construidos con pletina maciza o mejor con tubo rectangular por el tema del peso y del precio, mientras que el resto del conjunto tiene una fabricación similar a las pautas descritas para los circuitos fijos.

También pueden adquirirse circuitos ya hechos de algunos fabricantes, normalmente construidos con carril vignol de aluminio o chapa y montados sobre traviesas metálicas galvanizadas.

En cualquier caso, al montarlos es conveniente elegir bien el terreno, comprobando que no tenga irregularidades o pendientes excesivas, falcándolo con pequeñas cuñas o galgas de madera para nivelarlo convenientemente antes de la exhibición.







CIRCUITOS FIJOS.-


Como carril puede emplearse pletina maciza de 10x20 m/m soldada sobre traviesas de acero de 5x15 ó de 5x20 m/m, o bien si las circunstancias lo permiten emplear carril tipo vignol de acero de unos 2 Kg/metro, también soldado sobre traviesas metálicas, o mejor atornillados con tirafondos a traviesas de plástico o madera. Los railes vignol han de ir unidos por pares de eclisas (o pletinas) y doble tornillo de 5 m/m a cada lado, de modo análogo al tren real.

Hay que dejar cierta holgura en las uniones entre carriles para poder absorber las dilataciones que producirán garrotes y deformaciones. Para ello es conveniente hacer los taladros algo mayores que el diámetro de los tornillos. Si éstos son por ejemplo de 5 m/m, los taladros serán de entre 5,5 y 6 m/m.

La colocación de las vías de 5 pulgadas en placa se hace atornillando los cupones con tornillos y tacos directamente sobre el hormigón. Si ésta base está bien construida y nivelada, su montaje no requerirá de muchos trabajos adicionales, procediendo sencillamente a añadir pequeñas cuñas o falcas metálicas allí donde pueda ser necesario corregir el buen nivelado del trazado.

La colocación de las vías de 7 y ¼ o de los trazados con doble galga puede hacerse de manera similar a la anterior, aunque en muchas ocasiones van directamente asentadas por su propio peso sobre una capa de grava fina (nº 2), como en el ferrocarril real. Bien colocada, rellenada y bateada no suele moverse y tiene un cierto efecto muelle que absorbe vibraciones y deformaciones, además permitirá futuros bateados del trazado.


CARRILES.-


Tal y como anteriormente se comentó, el material usado para los railes, cruces y desvíos será siempre metálico.

En caso de utilizar carril vignol de acero, la colocación del tercer carril para las 5 pulgadas en vías estuchadas puede hacerse tanto con el mismo rail como con pletina de 10 x 20 m/m. cosa que va a gustos. El carril vignol es mucho mas caro y difícil de obtener, mientras que la pletina tiene la ventaja de su economía al mismo tiempo que aligera la estética del tendido produciendo el efecto de un tercer carril que puede mejorar la vista final del conjunto.

Si se ha de fabricar una buena cantidad de vías rectas, los tramos pueden ser previamente montados sobre una mesa o superficie plana hecha exprofeso, donde se habrán fijado espaciadores de madera para las traviesas y los límites laterales por medio de regles de obra de 40 x 40 m/m.

Una vez montado se traslada el cupón a la parte del circuito donde deba ser montado. Los tramos curvos sin embargo es mejor montarlos in situ, adaptándonos a la curva de la caja de la vía, aunque éstos deberán ser previamente ripados con la una curvadora de rodillos hasta darles un arco aproximado, ajustándolos finalmente al trazado aprovechando la flexibilidad de los propios carriles. Recordar de nuevo que hay que tener cuidado para no darles excesiva curvatura. Podemos aumentarla a mano en un carril con defecto de ripado, mientras lo contrario suele crear dificultades.

La unión de los carriles se hace con eclisas de pletina a cada lado de la unión, fijándolas con cuatro tornillos y tuercas de 5 ó 6 m/m en el caso de perfil vignol, o con una sola eclisa en el lado exterior en el caso de pletinas. No conviene soldar los carriles entre si ya que se deben dejar juntas para las dilataciones, además el traqueteo de las ruedas es una clásica característica ferroviaria que los aficionados y visitantes siempre aprecian.


TRAVIESAS.-


Las traviesas pueden ser tanto metálicas como fabricadas con otros materiales como madera, plásticos o similares.

En caso de ser metálicas la distancia entre ellas puede variar, pudiendo ser mayor si el tendido va empotrado y no quedan a la vista (vía embutida en placa). En el caso de los circuitos portátiles estarán también más espaciadas para evitar peso en el transporte. Para el resto de materiales y siempre que vayan vistas se recomienda una separación de unos 8 Cm.

Las traviesas metálicas se pueden fabricar con pletina de 5x15 ó de 5x20 m/m, o bien con diversos perfiles, entre ellos los perfiles en U para que sus aristas muerdan el terreno. Como ya se dijo en apartados anteriores, la sujeción de los carriles puede ser por termo-soldadura o con tornillos según sea el tipo de perfil. También se pueden comprar ya hechas de ciertos fabricantes, siendo normalmente de chapa embutida galvanizada, aunque con precios significativos.

Por otro lado, y aunque se pueden encontrar traviesas tratadas de madera de Keruin, su precio suele ser elevado. En cualquier caso el uso de traviesas de madera no suele dar buenos resultados a medio y largo plazo, y menos con maderas comunes no tratadas, ya que éstas terminan por perder pronto sus aceites esenciales, resecarse y abrirse, aflojándose entonces los tirafondos y variando la galga entre carriles con las consecuencias negativas que ello conllevaría.

Otra opción es hacerlas de plástico reciclado de alta densidad. Para ello se compran barras especiales de ciertos fabricantes nacionales que las sirven en piezas de unos 3000x100x30 m/m aproximadamente. Las fabrican en varios colores, siendo el marrón el más indicado por su apariencia de madera.

Es éste un material procedente del reciclado de tetrabricks y otros envases, dando un excelente resultado al ser incombustible, imputrescible y tener una enorme fuerza de retención de los tirafondos. Por otro lado se corta fácilmente con cualquier máquina tronzadora para madera, aunque lo mejor es fabricarse una cortadora con dos o mas cuchillas para adelantar el trabajo, cortando primero tramos de 300 x 30 m/m con la tronzadora, pasándolos después por la cortadora que cada vez nos dará varias traviesas de 300x30x30. Éstas estarán entonces listas para hacerles los 4 taladros piloto con una plantilla y quedar finalmente preparadas para su uso. Pueden por supuesto cortarse en otros tamaños si así interesara.

El único teórico inconveniente de éstas traviesas es que mientras los carriles de perfil vignol se sujetan sin problema con tirafondos, esto no es posible usando pletinas ya que no tienen patín. El problema se solventa de una forma mas laboriosa fabricando placas base hechas con pletina de acero de 35 x 20 x 5 m/m aproximadamente, a las que se les hace un taladro de 5,5 m/m cerca de uno de sus extremos para fijarla a la traviesa con un tirafondo.

La pletina/carril va entonces apoyada y soldada a la placa base por el lado contrario al tirafondo, alternando la orientación de las placas para así variar también los puntos de soldadura. Hay que tener preparado un cubo con agua y un vaso o lata para enfriar rápidamente cada punto de soldadura para evitar que las traviesas se deformen por el intenso calor que provoca el electrodo.

La colocación de los railes y las placas base se hace por medio de unas galgas metálicas fabricadas exprofeso. Con ello se logra mantener una separación y alternancia exactas durante el montaje. De modo análogo se emplean otras con forma de peine para mantener la separación (galga) de los carriles. El espaciado de las traviesas se logra fácilmente por medio de tacos de madera de quita y pon cortados exprofeso.





DESVÍOS Y CRUCES-


Son aparatos complejos y muy especiales en cualquier ferrocarril, ya que permiten el cruce y cambio de vía de los trenes. En modelismo tripulado, igual que en la realidad, pueden llegar a ser piezas realmente complicadas, desde los desvíos sencillos o triples hasta los dobles transversales, que son en realidad una combinación de un cruce y cuatro desvíos juntos en la misma pieza, pudiendo además estuchar hasta tres galgas a la vez (ver fotos). Por obvios motivos de precio y sencillez, los modelistas utilizamos normalmente los más sencillos con una salida recta y un escape a derechas o izquierdas, o cuando es necesario con dos galgas estuchadas.

La forma más sencilla de fabricarlos es con pletina maciza, tubo rectangular o carril vignol soldado sobre traviesas metálicas. En cualquier caso será necesario disponer de un molde o plantilla bien diseñada sobre la que colocar las distintas piezas para ajustarlas y soldarlas. Las plantillas se pueden fabricar con un buen tablero de contrachapado, o bien con una chapa de acero de unos 3 m/m con las ranuras de los carriles y los espacios de los corazones cortados a laser. Ambos patrones servirán para hacer muchos desvíos, pero los de chapa tendrán la ventaja de poder ser girados para fabricar aparatos con escapes en ambas direcciones.

El uso en éste caso de traviesas de madera o plástico con tirafondos resulta mucho mas difícil, y además se corre el riesgo de que con el uso se desajuste, mientras que si el conjunto está soldado su estructura no sufrirá deformaciones.

Los corazones o almas del cruce se pueden hacer con trozos de carril o pletina soldados, pero es mucho más sencillo hacerlos a partir de rectángulos de pletina muy gruesa (20 ó 30 m/m), sobre la que se mecanizan las ranuras del cruce con una fresa frontal, dándoles un ancho aproximado de hasta unos 10 m/m, y una la profundidad que rebase en unos 3 m/m la altura máxima de las pestañas de las ruedas. Los desvíos de doble galga tendrán dos corazones, uno mas grande y otro algo mas reducido.

Los espadines o agujas se pueden mecanizar de varias formas. Una de ellas puede ser fresando cónicamente y a lo largo pletinas largas de un ancho igual al de la cabeza del rail, dándoles el ángulo adecuado con una fresa frontal de desbaste. La altura máxima de los espadines será igual a la altura que haya entre la parte superior de las pletinas base (traviesas), y el borde superior del carril. La profundidad del fresado será aproximadamente de unos 3 m/m mas que la altura máxima de las pestañas de las ruedas, mientras que el ángulo de rebaje no es crítico, siempre que sea uniforme y que la punta del espadín acabe con un grosor de unos 2 m/m. en su parte superior. Por supuesto la longitud del propio espadín nos dará mas o menos suavidad en el cambio, es decir, cuanto mas largo mas progresivo.

Esta mecanización proporcionará un perfil que lateralmente comienza siendo nulo (todo el grosor del espadín = ancho de la cabeza del carril ), para ir tallando progresivamente una especie de perfil en L cónico. La base de la L se irá haciendo cada vez mas ancha conforme nos aproximemos a la punta, mientras que su altura acaba teniendo un grosor final de unos 2 m/m. La partea inferior de apoyo de la pieza conservará siempre el ancho del carril.

En los extremos inferiores de la base de cada aguja se sueldan dos orejas con un taladro central en cada una. La de la parte más ancha sirve para fijarlo sobre una pletina base y hacer de guía de giro por medio de tornillos y tuercas autoblocantes que les permitan un libre movimiento lateral para efectuar los cambios de vía. El taladro opuesto sirve para engarzarlo también con cierta holgura por medio de tornillos y tuercas autoblocantes a una pletina corredera. Ésta se desliza por debajo de la base de los carriles laterales uniendo todos los espadines para permitir así los cambios de vía. El extremo de la pletina corredera terminará en un mecanismo lateral manual o eléctrico del cambio.

Estas mecanizaciones son solo orientativas, y pueden variarse o hacerse de la forma que mas convenga a cada modelista, pero siempre calculando que la parte superior de los espadines no sobrepase nunca la cabeza de los carriles por obvios motivos. Hay que tener finalmente en cuenta que el carril lateral donde apoye el extremo fino de cada aguja deberá tener un pequeño rebaje para que el extremo del espadín quede bien enrasado para evitar saltos y enganches con las pestañas.


NOTAS ACCESORIAS.-


  • El curvado (ripado) de los carriles se hace con la misma curvadora utilizada para los carriles, y debe ser mucho mas exacto que en el tendido normal de las vías.

  • Cuando en la fabricación de desvíos nos referimos a pletinas base, se refiere normalmente a algunas de las propias traviesas metálicas que en dichos casos cumplen una doble función estructural y de guía.

  • Los desvíos y cruces son piezas críticas que deben estar bien diseñadas y fabricadas. En cualquier caso siempre habrá que probarlos durante cierto tiempo, observando y ajustando los posibles roces o saltos para suavizarlos.

  • Así mismo hay que instalar y ajustar perfectamente los contracarriles, los cuales se suelen hacer de pletina de unos 4 ó 5 m/m, y con los extremos curvados en un ángulo aproximado de 30 para recibir y encaminar las pestañas de las ruedas y evitar los descarrilamientos.


    NOTAS FINALES.-


    Los desvíos pueden tomarse de punta, cuando el convoy entra por la agujas (espadines), o bien de talón cuando lo encara en la dirección opuesta. En el segundo caso, es conveniente al circular saber si son talonables o no, es decir, si los espadines tienen flexibilidad o recorrido libre para que pasen las pestañas cuando se toman cerrados. La primera posibilidad no creará problemas al paso del tren. En el segundo caso es muy probable que se produzca un descarrilamiento. El talonado se puede obtener montando muelles de recuperación en el mecanismo de cambio.

    La fabricación propia siempre sale mucho mas económica, aunque requiere de ciertos conocimientos, experiencia y el poder disponer de un taller con las herramientas apropiadas. Si no se puede contar con algún socio o conocido que tenga práctica con estas mecanizaciones, la solución será comprarlos, aunque son normalmente elementos bastante caros.

    Finalmente comentar que los cruces son elementos sencillos de hacer siempre que se cuente con algo de experiencia en el uso del soldador con electrodo y la amoladora para cortar, desbastar y pulir el trabajo. Para evitar golpeteos, a veces es conveniente soldar trozos de pletina en la base del patín del carril en cada intersección del cruce. Esto permite que el borde de la pestaña se apoye ligeramente, suavizando así el salto de la llanta.

    A veces los cruces se montan directamente sobre matrices de chapa cortadas exprofeso con la forma adecuada, lo que facilita su fabricación.







    ADQUISICIÓN DE MATERIALES.


    Los materiales tales como pletinas y perfiles pueden adquirirse en almacenes de aceros, normalmente en polígonos industriales, pero si se desea comprar carril del tipo que sea, o bien piezas ya fabricadas para hacer los circuitos (desvíos, tramos, cupones de vía, etc) se puede acudir a un buen número de fabricantes que aparecen en internet, algunos de los cuales aparecen citados en la siguiente lista:


  • TJV, Barcelona.

  • Cromar White. (Reino Unido).

  • The miniature railway supply. (Reino Unido).

  • Maxitrack. (Reino Unido).

  • Zimmerman dampfbahn (Alemania).

  • The engineers emporium. (Reino Unido).

  • Y muchas otras, también de Estados Unidos.


    También se pueden consultar varias WEB genéricas, como las reseñadas a continuación, donde se listan multitud de páginas de fabricantes de todo tipo de piezas y accesorios para el modelismo tripulado. Algunas también incluyen la fabricación de railes.


  • http://www.railserve.com/Models/Live_Steam/Suppliers/).

  • http://www.modeleng.org/suppliers/supply_m.htm





     





  • 68 imágenes en esta categoría

    1158234 Páginas visualizadas
    Inicio | Historia | Modelismo | Restauraciones | Actividades | Parque | Noticias | Enlaces | Contactar

    Aviso Legal - Diseño y Copyright © -[C.F.V.M.] - Todos los derechos reservados -