COMPLEMENTOS PARA MÁQUINAS DE TALLER



Visor fotográfico


CURSOR A LA DERECHA PARA VER 18 FOTOS     ⇒      ⇒     ⇒     








INTRODUCCIÓN

Las máquinas-herramienta, especialmente las fresadoras, no pueden realizar una gran variedad de tareas solo con los accesorios básicos que suelen traer de fábrica.

Para ampliar sus posibilidades es necesario adquirir una serie de complementos que hagan posible una enorme cantidad de trabajos y mecanizaciones, tantos como el mecánico modelista pueda idear.

Los más usuales para el torno y la fresadora son los siguientes:

TORNO.

Plato de tres garras auto-centrable.-

Es el clásico plato que traen montado los tornos en su cabezal fijo, y que sirve básicamente para amarrar piezas redondas tales como ejes, barras, ruedas y similares. Sus tres garras corren al unísono y en los tornos más pequeños suelen ser reversibles, en caso contrario se puede disponer de otro juego inverso para poder amarrar piezas de gran diámetro.

Siendo un accesorio de precisión suele venir bien calibrado de fábrica para el torno en cuestión, por lo que debe cuidarse y no forzarlo con piezas demasiado pesadas, o aquellas demasiado largas sin contar con un apoyo en el otro extremo, ya que un brusco movimiento o escape de la pieza puede afectar negativamente al auto-centrado de las garras.

Los aprietes serán hechos fuertemente con su llave cuadrada insertada en una de las tres entradas que tiene, y siempre a mano sin usar nunca tubos para hacer palanca.

También se pueden amarrar piezas que sean cuadrados regulares. Para ello se dispone de un casquillo de acero con una pared de entre 2 a 3 m/m y con un diámetro interior igual a la diagonal del cuadrado en cuestión.

El casquillo tendrá un corte aserrado a lo largo, con lo que al poner la barra cuadrada encajada dentro del mismo y éste a su vez colocado en el plato, al apretar las garras el casquillo se cerrará comprimiendo al cuadrado que quedará razonablemente bien centrado.

Plato de cuatro garras.-

Es similar al anterior pero sus cuatro garras son independientes, por lo que cada una tiene su entrada propia para el ajuste. Con ello pueden amarrarse todo tipo de piezas con formas poco usuales.

Para centrar una pieza irregular en un punto deseado se deberá ir apretando y/o aflojando repetidamente sus 4 garras para desplazar la pieza hasta que el centro requerido coincida con el punto montado en el carro móvil. Es un trabajo de paciencia y que requerirá algunos ajustes que tras un poco de práctica se solventa bien.

Estos platos, al contrario que los de 3 garras, son muy robustos y no tienen el peligro de desajustes, por lo que están especialmente indicados para trabajos muy duros.

Plato de amarres.-

Es un accesorio que se coloca en el cabezal fijo y que consiste en un simple plato de acero que presenta una serie de ranuras y taladros para poder amarrar piezas con formas muy irregulares imposibles de colocar en otro accesorio.

La sujeción de la pieza requerirá un poco de imaginación, así como estudiar su forma y ver si dispone de algún taladro que ayude a su fijación, en caso contrario se usarán pletinas perforadas con tornillos y tuercas de fijación similares a las empleadas para el amarre de piezas en la mesa de una fresadora.

Si la pieza queda montada en un lateral del plato se deberá atornillar cualquier pieza, trozo de acero o similar en el lado contrario a fin de equilibrar los pesos. De otra forma el giro del torno producirá muchas vibraciones por descompensación de masas, lo que será perjudicial para la máquina, para el acabado del trabajo e incluso peligroso si las revoluciones son altas.

Lunetas.-

Son accesorios que constan de un armazón donde se engarzan una serie de vástagos radiales y ajustables terminados en una punta de metal antifricción.

Se utilizan al tornear piezas muy largas (ejes o similares) y que son susceptibles de sufrir flexión al someterlas a la presión lateral del corte de la herramienta.

Hay dos tipos:

  • La de bancada, con tres puntos antifricción y que va montada directamente sobre la bancada del torno. En éste caso la luneta queda fija y limitará por tanto la carrera del carro móvil. No será por tanto necesario soportar la pieza con el punto giratorio montado en el cabezal móvil, aunque si aconsejable.

  • La del carro móvil, con dos puntos antifricción y que va montada sobre dicho carro móvil. En este caso la luneta viaja conjuntamente con el carro y la herramienta de corte, permitiendo tornear hasta el final de la pieza en cuestión sin que flexe, dejando un trozo mas de varilla sin tornear y que trabajará como apoyo de la luneta o incluso para apoyarse en un punto giratorio colocado en el cabezal móvil. Una vez terminado el trabajo esta parte final de apoyo se corta y desecha.

Con cada pasada los puntos de la luneta deberán ser reajustados, ya que cada corte reducirá el diámetro de la pieza, con lo que quedarán separados y no proporcionarán apoyo ni soporte.

En cualquier caso, los puntos antifricción deberán estar bien ajustados al perímetro de la pieza (sin apretar excesivamente), y ser continuamente bien engrasados.



Puntos.-

Los hay fijos y giratorios. Los primeros pueden ser colocados tanto en el cabezal fijo como en el móvil. Los giratorios solo en el cabezal móvil.

Sirven para tornear piezas entre puntos, un tipo de mecanización de gran exactitud.

El uso del punto giratorio junto con el plato de 3 garras sirve para sujetar bien las piezas (normalmente ejes) y tornearlas hasta el final sin el uso de lunetas siempre que la longitud de la pieza no sea excesiva, ya que lo contrario producirá flexión y error de mecanización.

Por supuesto antes habrá que hacer pequeños taladros en los extremos de la pieza con una broca de centrado, a fin de dejar un punto de entrada y apoyo para los puntos, que en el caso de ser fijos deberán ser engrasados a menudo para evitar la fricción.

Porta-brocas.-

Es similar al clásico utensilio de 3 garras de un taladro común, pero mas robusto y acoplado a un cono morse para poder ajustarlo al cabezal móvil.

Es un accesorio imprescindible para taladrar piezas sujetas en los platos del torno, tanto para hacer taladros normales o de centrado como para iniciar perforaciones previas que permitan el comienzo de un cilindrado.

FRESADORA.-

Es una máquina por lo menos tan versátil como el propio torno, y aunque algunas de sus aplicaciones pueden coincidir, suelen conseguirse por métodos distintos. Tratando aquí básicamente el taladro fresador, sus accesorios más comunes son los siguientes:

Porta-brocas.-

Se trata del clásico accesorio de 3 garras para sujetar brocas y similares y que está acoplado a un cono morse para fijarlo en la parte inferior de la columna vertical de la máquina.

Los conos de acople suelen disponer interiormente de una rosca central para enroscar un tornillo largo de fijación que se introduce por la parte superior de la máquina a través de su columna, para evitar que escape y caiga sobre la mesa de trabajo. El apriete de dicho tornillo no ha de ser excesivo, ya que los conos proporcionan un fuerte ajuste por si mismos.

Porta fresas.-

Sirven para alojar y sujetar fuertemente las fresas. Son árboles o ejes que disponen de un terminal adecuado para la sujeción de las fresas en uno de sus extremos, y por el otro presentan normalmente un cono morse de acople.

El más común para el aficionado es el usado para trabajar con fresas frontales, y que se presenta con un porta pinzas de apriete y una serie de pinzas de varios diámetros que el mecánico va adquiriendo a medida que necesita mas medidas.

El resto de fresas (de planeo, etc) suelen traer sus propios árboles de sujeción, muchas de ellas por tener formas especiales o tamaños distintos.

El aficionado puede ir adquiriendo aquellas que le sean precisas, intentando que el mayor número posible sea compatible con el mismo porta-fresas a fin de simplificar y abaratar costos.

Mandrinos.-

Son accesorios que van montados también en la columna de la fresadora por medio de un cono morse. Disponen de un cabezal para alojar herramientas de corte en varias posiciones (verticales, horizontales e inclinadas), las cuales volaran mas o menos fuera del cabezal adaptándose a las necesidades del trabajo a realizar.

Las herramientas deberán ser fuertemente trabadas con los tornillos de apriete del cabezal, el cual dispone también de mandos de regulación graduados para ajustarlas perfectamente.

Es la herramienta que los modelistas británicos denominan fly cutter (cortador volante), ya que de hecho hay muchos trabajos en los que la herramienta tocará la pieza solo durante una parte de su revolución. Ello significa que a veces girará libre de contacto antes de volver a trabajar sobre la pieza. Esto puede provocar golpeteo si la profundidad de corte es excesiva y estropear tanto la herramienta como el acabado.


Mordaza de amarre.-

Es similar a un tornillo mordaza de banco pero con una base pulida para un perfecto asiento sobre la mesa de la fresadora. Con ella es posible sujetar infinidad de piezas para fresar o taladrar.

Suelen llevar dos orejas laterales con ranuras abiertas para intercalar dos tornillos en T que la sujetarán fuertemente a la mesa de trabajo de la máquina.

Mesa giratoria.-

Es un accesorio que se sujeta sobre la mesa de la fresadora por medios similares a la mordaza antes descrita. Puede ser montada horizontal o verticalmente.

Dispone de una mesa circular con unas ranuras para sujetar piezas. También puede alojar un cabezal de 3 garras como los del torno.

Tiene un nonio graduado alrededor de la propia mesa y un mando para ir girando los grados necesarios, con un trabador para dejarla fija antes de comenzar la mecanización.

Dispone así mismo de discos perforados para establecer todo tipo de separaciones, con ello podemos mecanizar circularmente con una fresa frontal, y también hacer taladros equidistantes para, por ejemplo, una tapa de cilindro, un aro de cierre, el marco de un farol, y un largo etc.

Sistemas de avance.-

Muchos taladros fresadores admiten la instalación de un avance automático longitudinal. Consiste en un sistema electrónico con un potenciómetro para elegir y regular la velocidad de avance de la mesa de trabajo.

Resulta muy cómodo al mecanizar piezas largas y poder realizar mecanizaciones mas homogéneas.

Control de las revoluciones.-

Algunas fresadoras hacen el cambio de velocidades del cabezal por medio de una caja de engranajes tipo Norton. Otras deben hacerlo por medio de poleas y correas, debiendo aflojar cada vez todo el conjunto para hacer el cambio.

A fin de evitar este engorroso trabajo se puede instalar un variador electrónico a la entrada de la alimentación del motor. Con ello gobernamos el giro directamente sin necesidad de los cambios mencionados. Si se elige éste sistema es conveniente dejar las correas montadas para la velocidad media de modo permanente, actuando a partir de ese momento solo sobre el potenciómetro del variador.

Otros accesorios.-

Se pueden adquirir sets de piezas de amarre consistentes en tornillos con cabeza en T (para deslizar en las ranuras de la mesa), tuercas, pletinas perforadas de varias longitudes, separadores y otros accesorios que ayudarán a la hora de sujetar bien las piezas en la mesa de trabajo.

También las puede fabricar el modelista a medida usando trozos de pletina y similares, aunque por su bajo precio bien vale la pena disponer de un juego.

Los V-blocks son accesorios de precisión que tanto sirven para marcar, tomar medidas de ejes y redondos sobre el banco de trabajo con un reloj comparador o para presentarlos sobre la mesa de la fresadora para su mecanizado.

Si se va a trabajar mucho y con cortes apreciables, no es mala idea instalar una bomba que proporcione un pequeño chorro de aceite de corte sobre la fresa. El aceite sobrante caerá en la propia mesa a la que se le puede practicar un taladro roscado con un racor y una manguera de plástico de retorno a un depósito de recogida en el la parte inferior de la máquina, de donde la bomba volverá a succionar el lubricante cerrando así en circuito.

Finalmente comentar que cada taladro fresador tiene una medida de cono morse específica. Si esta es, por ejemplo, M2 (morse 2), y tenemos un eje porta fresas M3, existen conos concéntricos para el acople, es decir, una pieza con cono exterior M2 (para la fresadora en cuestión) y con cono interior M3 para acoplar el porta fresas del ejemplo, y así muchas mas combinaciones.


 


18 imágenes en esta categoría

2547714 Páginas visualizadas
Inicio | Historia | Modelismo | Restauraciones | Actividades | Parque | Noticias | Enlaces | Contactar

Aviso Legal - Diseño y Copyright © -[C.F.V.M.] - Todos los derechos reservados -